fbpx

MÉTODO PROPULSO

La batalla de la pérdida de peso a expensas de grasas ha dejado de ser una moda para convertirse, en muchos casos, en una necesidad de salud. La hipertensión arterial, diabetes, hipercolesterolemia y otras muchas enfermedades tienen un enemigo común que es el sobrepeso. Puestos a perder peso, en rigor no interesa que sea agua o músculo lo que disminuya, sino la grasa. 

Coma menos y haga usted deporte, es lo habitual desde hace décadas, sin tener en cuenta si nuestro motor quema lento o rápido, si es diésel o gasolina, si en reposo de desconecta o siempre está activo… y en cualquier caso ¿qué tipo de deporte tengo que hacer? ¿Cuál es que más me beneficia? ¿hasta dónde puedo llegar?

El método Propulso parte de un análisis exhaustivo del punto de salida para así orientar al paciente sobre el modo de trabajar para perder más grasa.

Tras pesar y analizar con un impedanciómetro  al paciente, podemos saber cuánto pesa su agua, su músculo, su hueso y su grasa, y así ponemos el foco en nuestro objetivo.

ERGOESPIROMETRÍA:

Es una técnica diagnóstica en la que se analizan los gases utilizados por el paciente durante el esfuerzo, así sabemos en qué momento su metabolismo NO está quemando grasas a pesar de su actividad física. La explicación es bien sencilla: nuestro metabolismo está preparado (a grandes rasgos) para obtener energía de los azúcares y de las grasas. Estando en reposo ambas vías están activas, quemamos azúcar y grasa. Subamos entonces la actividad física para quemar más porque a mayor intensidad de trabajo mayor quema de grasas, pero esto NO es así. El metabolismo de las grasas precisa el oxígeno para quemarlas, por esto se llama metabolismo aeróbico. Entonces existe un punto, una frecuencia cardiaca, a la que las necesidades de oxígeno son tan grandes para seguir funcionando con la quema de grasas, que el organismo cierra esa ruta y decide quemar solo azúcares y por más deporte que hagamos, no quemaremos más grasa proporcionalmente.

UMBRAL ANAERÓBICO:

Es la frecuencia cardiaca, determinada con la ergoespirometría, que marca ese punto a partir del cual se desprecia el metabolismo aeróbico y ya no se queman grasas. 

Imaginen lo útil que puede resultar conocer el modo exacto, para cada persona, en que debe quemar la grasa. 

PREGUNTAS FRECUENTES sobre el métido propulso:

  • ¿Entonces no sirve el deporte en la fase anaeróbica?

Si que sirve, nos ayuda a evolucionar y adquirir mayor capacidad de trabajo, también nos ayuda a subir el metabolismo basal, que es el que quema la grasa en reposo.

  • ¿Sólo vale esta prueba para deportistas?

En realidad es mejor conocer los umbrales cuanto antes, y así trabajar sobre ello. Se realiza andando y es el paciente el que marca el final de la prueba según las determinaciones.

  • ¿Necesito algún aparato después para utilizar esa información? 

Lo mejor es disponer de un pulsómetro que nos vaya indicando la frecuencia cardiaca, así podremos controlar la evolución, aunque no es imprescindible.








    Al apretar el botón ENVIAR presto mi consentimiento para que los datos personales facilitados en este cuestionario, sean tratados por la empresa con la finalidad de contestar la consulta efectuada y enviarme la información comercial solicitada. Así mismo, declaro que he leido y acepto el aviso legal y la política de privacidad de la empresa. Informamos al interesado que puede revocar el consentimiento prestado en cualquier momento, dirigiéndose por escrito a la dirección facilitada por el Responsable en el AVISO LEGAL, y ejercitar sus derechos en cualquier momento, de la manera descrita en nuestra POLITICA DE PRIVACIDAD.